SANTIAGO DE LOS CABALLEROS DEBE SER INTERVENIDO


Santiago es la segunda ciudad en importancia de República Dominicana y en ella probablemente descansa en su gran mayoría  el sistema productivo nacional, las industrias, las zonas francas, los cultivos de diferentes rublos del aparato productivo del país, mientras que Santo Domingo, después un estudio de las demandas de servicios que arrojó la falta de planificación sectorial, la carencia en el cumplimiento de los servicios básicos de la población por su densidad y su explosión demográfica, el Poder Ejecutivo y las diferentes cámaras legislativas decidieron dividirla en diferentes cuadrantes, produciéndose los diferentes cabildos que hoy están.
    
Hoy Santiago amerita que sus mejores hijos la representen en diferentes curules en las cámaras legislativas y en diferentes direcciones, y que las autoridades que la representan, entre ellas el eficiente senador,  licenciado Julio César Valentín, ponderen un estudio concienzudo de la ciudad corazón para que sea dividida en cuatros cuadrantes al igual que Santo Domingo, debido a la insuficiente repuesta del cabildo municipal.
    
Ante la falta de servicios, la falta de planificación urbana y el rol del actual síndico, Dr. Gilberto Serulle, que es tan ineficiente y descuidado, en la ciudad no se ha resuelto lo elemental como es la recogida de basura.     La ciudad de Santiago no aguanta un minuto más sin ser intervenida por el PODER EJECUTIVO. Las diferentes cámaras legislativas y las autoridades competentes, con la finalidad que se someta un proyecto de ley dividiéndola en cuatro cabildos, y el presupuesto asignado dividirlo entre esos cuatros ayuntamientos en partes iguales y que sean cada uno responsable por lo menos de la recogida de basura.
    
Hoy Santiago es una ciudad pestilente que tiene basura por doquier, con una imagen de una ciudad prehistórica, cuando era la rutilante y progresista ciudad corazón en tiempos de Monchi Fadul, quien hizo una gran labor municipal de adecentar la ciudad.
    
Ahora hay un nuevo desorden administrativo del Dr. Gilberto Serulle, caracterizado por la corruptela, el abultamiento de nóminas, la francachela, la sobrevaluación de obras, las canonjías y prebendas para los acólitos y bufones del alcalde, quien no respeta la sala capitular y  ha implementado una política clientelar, corrupta, desfasada, adúltera, donde se cometen irregularidades administrativas. El alcalde está fuera de la realidad y lejos de ser visionario. 
    
A Santiago, de una ciudad moderna y progresista, la ha convertido en un desorden, y no aguanta un mes más sin que sea intervenido el ayuntamiento. Aquí proliferan las ratas, los desperdicios por doquier, la desorganización, el desorden, la improvisación, la falta de planificación y los papeles invertidos, porque el ayuntamiento no está para desarrollar una política constructiva habitacional. En ninguna ley municipal está contemplado que se aprueben los proyectos sin ser consensuados por la sala capitular. El alcalde Serulle es ley, batuta y constitución.

ESCRITO POR WILLIAM REYNA//VOZDIARIA.COM.DO
Share on Google Plus

About Noticias RD.Com.Do

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario