Desplazados llegan a 7,534 por "Emily"; se degenera en baja presión


 
SD. Las fuertes lluvias que dejó "Emily" ayer a su paso por el país, anegaron calles y avenidas de la capital, obligaron a la evacuación de cientos de personas y la suspensión de vuelos en el Aeropuerto Internacional de Las Américas. 

Aunque la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) descontinuó el aviso de tormenta tropical porque "Emily" se degeneró en una baja presión, el Centro de Operaciones de Emergencias (COE) mantenía la alerta roja para 26 provincias y amarilla para 6, debido a que las secuelas de la tormenta seguirán produciendo muchas precipitaciones, que "podrían ocasionar inundaciones repentinas o deslizamientos de tierra".

De los 7,534 desplazados, 5,985 permanecían en casas de familiares y amigos y 1,549 en albergues oficiales. Según el reporte, los desplazados a casas de familiares y amigos pertenecían a las provincias San Juan de La Maguana, Barahona, San Pedro de Macorís, San Cristóbal, Santo Domingo y Samaná. Las localidades incomunicadas ascendieron a 47 en Monseñor Nouel, Azua y San Pedro de Macorís, debido a la crecida de ríos. Sólo en Azua había 37 zonas incomunicadas. 

El general Juan M. Méndez García, director del COE, aseguró que por "Emily" no se han registrado muertes y atribuyó algunos casos a otras circunstancias que no estaban relacionadas con el fenómeno atmosférico.

En tanto, 13 acueductos de los que administra el Instituto Nacional de Agua Potable y Alcantarillados (Inapa) fueron sacados de servicio como medida preventiva. Entre ellos, el Yuboa y Juma, en Monseñor Nouel; Padre Las Casas, Magueyal, Tábara Abajo en Azua, así como en Sabana de la Mar y El Valle, en El Seibo. 

Los vulnerables

Hasta ayer, la situación en La Ciénaga y La Barquita, dos de los sectores más vulnerables del Gran Santo Domingo, era de calma. Los ríos Ozama e Isabela aunque habían aumentado su caudal, todavía no penetraban las casas. 

Sin embargo, los residentes, especialmente en La Barquita, se preparaban para la inundación. Y es que la experiencia les dice que es al día siguiente de las lluvias que el río crece. En el barrio, los residentes hacían vida normal y algunos hasta ingerían cervezas y ron, para "calentarse" un poco. Los miembros de la Defensa Civil inspeccionaban la zona. 

Ayer, el jefe de la Policía, mayor general José A. Polanco Gómez, visitó uno de los callejones del sector "para verificar personalmente la situación". Expresó que tenían personal preparado para en caso de ser necesario, colaborar con los organismos de socorro y que disponían de colchones, sábanas, mosquiteros y alimentos para distribuir entre los posibles afectados.

La Onamet pronosticó para que para hoy continuarán los aguaceros, tormentas eléctricas y ráfagas de viento sobre el noreste, sureste, el suroeste, el centro del país y la frontera. 

Salud pública

El Ministro de Salud Pública informó que tras el paso Emily inició una extensa jornada de búsqueda de febriles y casos diarreicos en refugios y otros lugares con alto riesgo de contaminación, porque comúnmente las lluvias generan brotes de enfermedades. Bautista Rojas dijo que los períodos post lluvias están asociados con el dengue, malaria, cólera y leptopirosis, razón por la que siempre es necesario e intensificar las acciones epidemiológicas.

diariolibre
Share on Google Plus

About Noticias RD.Com.Do

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario