FEMINICIDIOS, CONSECUENCIA DE PÉRDIDA VALORES

Desde hace mucho se ha estado señalando que la sociedad dominicana es caracterizada por una pérdida de valores que se manifiesta en distintos hechos y actuaciones de la población.

En los últimos días, tal afirmación se resalta por los constantes reportes acerca de los homicidios perpetrados por los maridos contra sus mujeres.

En una relación estadística que se ha publicado, en lo que va de año se reporta por lo menos 110 mujeres muertas a mano de sus maridos. Eso significa que cada dos días, la prensa nacional está reportando la ocurrencia de un hecho en el que el hombre se expresa dueño y señor de su pareja, con la autoridad de quitarle la vida.

Pero hay que observar que en esas estadísticas no se incluyen los hechos en los cuales las mujeres golpeadas o acuchilladas quedan vivas, sabiéndose que la cantidad es mucho mayor que los casos en que mueren.

La pregunta de todos ante la situación presentada es la misma. Qué está pasando?

Las respuestas son múltiples, y algunas incluso podrían considerarse hasta muy simples. Por ejemplo, en una ocasión me comentaba alguien en el Palacio de Justicia de Santiago, que uno de los victimarios habría comentado “la maté, pero salí en la prensa”.

Al oír el comentario me quedé frío, pues me cuestionaba hasta qué punto en los medios de comunicación se está estimulando la ocurrencia de estos hechos. Pero decidí no culpar a nadie en particular, sino a toda la sociedad, muy especialmente a los actores que dirigen al Estado Dominicano.

Hay una sociedad que está en crisis, porque no hay perspectiva de desarrollo, hay impunidad o benignidad de las autoridades frente a los delincuentes, hay robos públicos sin sanciones, falta de una mayor inversión en la educación y en la formación de la juventud, falta de una mayor capacitación e inversión en el personal responsable de prevenir y castigar los delitos, hay un desorden en cuanto a definir las prioridades nacionales, y sobre todo hay falta de fe en el futuro inmediato del país.

Hace falta una transformación de nuestra sociedad que implique una mayor protección de toda la población, muy especialmente de las mujeres en conflictos con sus maridos, de tal manera que cuando ellas o cualquier pariente acudan ante las autoridades a denunciar las amenazas, reciba la protección necesaria, no una simple cita para la pareja, porque en lo que ella busca el dinero para pagar a un alguacil que entregue la cita, viene la golpiza y puede llegarle la muerte.


ESCRITO POR JOSE MADERA//WWW.VOZDIARIA.COM

Share on Google Plus

About Noticias RD.Com.Do

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :

Publicar un comentario